Date: 13.11.2018,
Pensamiento:
Nadie en el mundo puede actuar independientemente. Si cualquiera de nosotros decide realizar una acción arbitraria en el mundo, esta acción se refleja sobre la conciencia de todos los seres razonables. Por eso cada hombre razonable, cuando quiere recibir algún pensamiento o cuando quiere expresar algún sentimiento, o cuando quiere realizar alguna acción, debe detenerse y pensar si hay alguna conexión en el momento dado entre su conciencia y la conciencia de los demás seres razonables. En la conciencia del hombre no debe de haber fragmentación. Por ejemplo, la conciencia está fragmentada cuando decimos que todos los hombres son lobos – esta conclusión no es cierta.


EJERCICIO DE LA SEMANA:

Si tenéis algunos tropiezos, oraréis, trabajaréis hasta que venzáis. Si os viene alguna enfermedad, vosotros prometéis que haréis esto, aquello, solo para librarse de la enfermedad. Cuando os libráis, todo lo olvidáis. No, si os viene alguna enfermedad decid: “Señor, te agradezco porque me llegó esta enfermedad para probarme y para que Tú me pruebes. Ayúdame a librarme de ella para cumplir Tú voluntad. Si no cumplo Tu voluntad, de nuevo envíame la enfermedad”. Si prometéis algo debéis cumplirlo. Decid: “Señor, ahora estoy enfermo, sufro, estoy pobre, no tengo ni cinco monedas, pero cuando sane, empezaré a trabajar y todo lo que gane lo utilizaré en servicio a Tí. Yo tengo posibilidad de llegar a ser rico, de adquirir conocimientos, por eso quiero que me des salud”. El discípulo no debe ser pobre, ni impotente. El debe ser rico, fuerte y sano, que trabaje y para sí, y para los demás.