Date: 22.09.2018,
Pensamiento:
Primero, el hombre debe determinar su comportamiento hacia la Primera Causa que está expresado en la orden: “¡Amarás al Señor, tu Dios!” Segundo, él debe determinar sus comportamientos hacia el prójimo, lo que está expresado en la orden: “¡Amarás a tu prójimo como a ti mismo!” Estas dos órdenes son el inicio y el fin de la vida. Del guardar y del no guardar estas dos leyes aparecen las alegrías y las tristezas.


EJERCICIO DE LA SEMANA:

Para una semana echaréis fuera de vuestra mente que sois viejos, que estáis enfermos, pensaréis que vivís en un mundo Divino donde todo está arreglado. No hay porqué pensar si amanecerá el Sol o no va a amanecer; si se pondrá o no se va a poner; si va a ser calor o no. Esto no es vuestro trabajo.